Skip to content

¿Obstáculos administrativos? ¡TOP MANAGEMENT los optimiza!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En TOP MANAGEMENT lo tienen claro, los trámites administrativos en el sector de la construcción en general y de la construcción logística en particular deben reducirse al máximo. Es fundamental agilizar su gestión para obtener resoluciones favorables en el menor tiempo posible.

En los proyectos que manejamos en Top Management se suceden tres estadios muy bien definidos antes, durante y después de la realización de un proyecto, sea cual sea la prestación de servicios (project monitoring, project management, ingeniería, etc…) esto es: la fase previa, la propia de la construcción y la fase final.

Antes de iniciar cualquier trabajo, se realiza un anteproyecto básico con el fin de agilizar el proceso de licitación y evitar posibles impedimentos futuros. A partir de ahí, un equipo de TOP MANAGEMENT localiza y se reúne con los miembros del ente público correspondiente para presentarles un plano de intenciones, un esbozo, la idea es gestionar los permisos directamente con las autoridades competentes.

El anteproyecto es una primera versión del proyecto que se adecúa fielmente a la legislación vigente. Por ejemplo, si se consideran las regulaciones en cuanto al terreno, siempre se aplicará la normativa local basada en parámetros urbanísticos.

Una vez claros estos parámetros, se presenta la documentación sujeta a conformidad legal, de manera a evitar trabas futuras. Así pues, antes de solicitar cualquier licencia, resulta imprescindible una primera reunión con el arquitecto y con el ingeniero municipal para presentarles la idea, hacerles partícipes y verificar con ellos tanto los requerimientos técnicos como los administrativos.

Si todos los representantes locales se involucran en el proyecto, se abre un diálogo fructífero y los aspectos preliminares se definirán de antemano. Esta reunión es crucial para optimizar los plazos de entrega. Pero no es la única.


Para TOP MANAGEMENT es muy importante que, paralelamente a los contactos con los organismos oficiales directos, se realice también una preconsulta tanto con el Departamento de Industria como con el Departamento Técnico de Bomberos ya que, para la obtención de la licencia de obra, éstos también participan en la toma de decisiones. Hace falta elaborar una separata sin olvidar otros parámetros que puedan afectar a la construcción, como son la localización y las características del terreno, los factores arqueológicos, los hidrográficos, etcétera…

El quid de la cuestión está en revisar exhaustivamente cuáles son las instituciones que intervienen en la obra, identificar las partes, contactarlas a tiempo para tener claros los obstáculos que puedan surgir, y anticiparse a ellos.

En definitiva, una vez detectados todos los implicados en el proceso, y después de haber acordado el anteproyecto, se les facilita un informe completo para verificar una última vez su conformidad antes de presentarlo por las vías administrativas oficiales. Los responsables, al conocer por adelantado el proyecto, agilizaran la obtención de las licencias. Esta manera de trabajar acortará los intervalos en la gestión de cualquier solicitud administrativa, además de permitir resolver dudas o corregir deficiencias antes de que sucedan.


Además, durante la fase de ejecución, es imprescindible informar a las autoridades de cualquier modificación que se realice en el proyecto, así como de los avances en la construcción. Una estrecha relación con los actores suele acabar con la luz verde para la obtención de la licencia de obra y, en el momento de la entrega, si la relación ha sido honesta y productiva, con la licencia de primera ocupación.


Esta es la línea de actuación que promueve TOP MANGEMENT en cualquiera de los 23 países donde actúa desde sus 6 filiales (obviamente salvando las diferencias administrativas de cada territorio) como tesis para agilizar los trámites burocráticos y así lograr una mayor eficiencia en sus misiones: identificar a los actores involucrados, contar con ellos antes, durante y después del proceso de construcción, jamás negarse al diálogo, y mantener siempre a todas las partes bien informadas. La clave es facilitar toda la documentación necesaria lo antes posible con el fin de no retrasar la obra y, si es posible, anticiparse para poder ofrecer una solución adecuada y adaptada para cada situación.

Related Posts